UA-105686462-1

Sobre el consumo de marihuana

Publicado el 31 julio, 2017 con 0 comentarios

Actualmente se han instalado muchos debates sobre la marihuana y su uso tanto de manera recreativa como medicinal. Esto se debe a que tradicionalmente se ha demonizado su uso y hoy, como se extiende en todos los ámbitos, surge la pregunta si consumir marihuana es perjudicial para la salud. Principalmente cuando está comprobado que es menos adictiva que el tabaco, droga permitida que convive entre nosotros.

Nuestra intención es abrir el debate, no forzar una opinión definitiva sobre el tema. Sentimos que hay una serie de cosas que debemos decir empezando por los aspectos que se resaltan “positivos”:

  • A muchas personas con trastornos de ansiedad y de pánico fumar marihuana los calma, los “relaja”, les controla la ansiedad.
  • Algunos con baja tolerancia a la frustración sienten que les da una sensación de paz que les permite estar día a día de mejor forma.
  • También existe la idea, no errada por cierto, que el grado de dependencia que la marihuana genera no produce abstinencia como otras drogas más fuertes.

Según la revista de la American Medical Association: “Una de las grandes ventajas de la marihuana como medicamento reside en su relativa seguridad. No se conoce ningún caso de sobredosis letal. Es mucho menos adictiva y está mucho menos sujeta a abusos que muchas drogas que se emplean como relajantes o analgésicos”.

Respecto a los aspectos” negativos” la marihuana puede producir cuatro efectos en quienes la consumen:

  • Cuadros de esquizofrenia en algunos pacientes con este antecedente.
  • Flojera o inconstancia
  • Pérdida de la memoria.
  • Disminución del rendimiento intelectual.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) no ha reconocido ni aprobado la planta de marihuana como una medicina. Sin embargo, estudios científicos de las sustancias químicas llamadas cannabinoides que se encuentran en la marihuana han llevado a la aprobación por parte de la FDA de dos medicamentos en forma de píldora (dronabinol y nabilone) que se usan para el tratamiento de las náuseas y para aumentar el apetito.

Nuestra intención es analizar la utilidad, “el para qué”, de quien utiliza la marihuana. No se trata de juzgar, sino de comprender los motivos que llevan a su utilización. Mientras seamos conscientes de que ante una carencia emocional la marihuana viene a cumplir un lugar, parte del tema está aclarado. La cuestión es evitar la naturaleza adictiva a fin de poder ser concientes y autónomos de nuestras decisiones.

Cuando en los tratamientos llegamos a este punto generalmente el consumo decrece y tiende a desaparecer.

Deja tu comentario